miércoles, 7 de enero de 2009

IMPORTANCIA DE LA SOJA COMO ALIMENTO

Soja (Glycine max [L.] Merr.)


Soja

Historia
La soja es una planta subtropical nativa de Asia Sudoriental. Este miembro de la familia de los guisantes (Fabáceas) crece entre uno y cinco pies de altura y forma racimos de tres a cinco vainas con dos a cuatro granos. La soja ha sido uno de los alimentos básicos de los países asiáticos por al menos 5,000 años. Durante la dinastía Chou, en China (1134-246 B.C.), se descubrieron técnicas de fermentación que permitieron que la soja se preparara de maneras más digestibles, tales como tempeh, miso y salsa de soja tamari. El tofú se inventó en la China en el Siglo II.
La soja fue introducida en Europa en el siglo XVIII y en Estados Unidos en el siglo XIX. El cultivo del frijol de soja comenzó a gran escala en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, los agricultores del Medio Oeste de Estados Unidos producen alrededor de la mitad del abastecimiento de soja del mundo.
La soja y componentes de soja llamados "isoflavones" de soja han sido estudiados para muchos trastornos de salud. Se cree que los isoflavones (como la genisteína) tienen efectos en el cuerpo similares a los del estrógeno, por lo que a veces se los llama "fitoestrógenos." En estudios de laboratorio no está claro si los isoflavones estimulan o bloquean los efectos del estrógeno, o ambos (actuando como "receptores mixtos agonistas y antagonistas").
Sinónimos
Coumestrol, daidzein, edamame, fríjol de soja, genistein, frijol grande, haba soja, proteína hidrolizada de soja, isoflavone, isoflavonoide, legume, natto, fitoestrógeno, planta de estrógeno, shoyu, soja, sojabohne, sojabean, soja, proteína de soja, grano de soja, fibra de soja, soja food, producto de soja, proteína de soja, Ta-tou , proteína texturizada vegetal.
Evidencia
Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.
Uso basado en evidencia científica
Grado*
Colesterol alto
Numerosos estudios realizados en seres humanos informan que el añadido de proteína de soja a la alimentación puede reducir moderadamente los niveles de colesterol total en sangre y las lipoproteínas de baja densidad (el colesterol "malo"). También puede haber pequeñas reducciones de triglicéridos, pero las lipoproteínas de alta densidad (el colesterol "bueno") no parecen estar alteradas significativamente.Algunos científicos han propuesto que componentes específicos de la soja, como los isoflavones genisteína y la daidzeína pueden ser responsables de las propiedades reductoras del colesterol de la soja. Sin embargo, ello no ha quedado demostrado claramente en la investigación y sigue siendo polémico. No se sabe si los productos que contienen isoflavones de soja aislados tienen los mismos efectos que el consumo regular de proteínas de soja en la alimentación.No se ha demostrado que la proteína de soja en la alimentación afecte los desenlaces cardiovasculares a largo plazo, como los infartos de miocardio o los accidentes cerebrovasculares.
A
Fuente dietética de proteína
Los productos de soja como el tofú tienen un alto contenido de proteínas y son una fuente aceptable de proteínas en la alimentación.
A
Síntomas de menopausia
En general, la evidencia indica que los productos de soja que contienen isoflavones pueden ayudar a la reducción de los síntomas de la menopausia, tales como oleadas de calor.
B
Diarrea (aguda) en infantes y niños pequeños
Numerosos estudios indican que los lactantes y los niños pequeños (de 2 a 36 meses de edad) alimentados con leche de fórmula de soja tienen menos movimientos del intestino por día y menos días en que tienen diarrea. Esta investigación indica que la leche de fórmula de soja es más beneficiosa que otros tipos de leche de fórmula, incluyendo las hechas a base de leche de vaca. El añadido de fibras de soja a la leche de fórmula de soja puede incrementar su efectividad. Es necesario contar con investigación de alta calidad para poder hacer una recomendación firme al respecto.Se aconseja a los padres que hablen con un profesional de la salud cualificado si los lactantes tienen diarrea prolongada, se deshidratan, muestran signos de infección, como fiebre, o tienen sangre en las heces. Se debe consultar a un profesional de la salud sobre las recomendaciones actualizadas relativas a la alimentación de los lactantes y para que sugiera leches artificiales a largo plazo con valor nutritivo adecuado.
B
Prevención de cáncer de seno
En varios estudios grandes de población se ha preguntado a mujeres sobre sus hábitos de alimentación y se han informado vínculos entre el mayor consumo de soja (como en forma de tofú) y una reducción del riesgo de contraer cáncer de seno. Sin embargo, otras investigaciones indican que la soja no tiene este efecto. Hasta que haya mejor investigación disponible, no está claro si la soja en la alimentación o los suplementos de isoflavones de soja aumentan o reducen el riesgo de contraer cáncer de seno.
C
Tratamiento contra el cáncer
Se ha hallado en estudios de laboratorio y realizados en animales que la genisteína, un isoflavón encontrada en la soja, posee efectos contra el cáncer, tales como el bloqueo del crecimiento de nuevos vasos sanguíneos (antiangiogénesis), al actuar como inhibidor de la tirosina kinasa (un mecanismo de muchos tratamientos nuevos del cáncer) o al causar la muerte de células cancerosas (apoptosis). En contraste, también se ha informado que la genisteína aumenta el crecimiento de las células de los tumores pancreáticos en investigación de laboratorio.Hasta que se realice más investigación en seres humanos, no habrá claridad sobre los beneficios de la soja en la alimentación o de los suplementos de isoflavones de soja o si por el contrario son dañinos o neutros en personas con cáncer.
C
Enfermedad cardiovascular
No se ha demostrado que la proteína de soja en la alimentación afecte desenlaces cardiovasculares a largo plazo, como infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares. La investigación sí sugiere efectos de reducción del colesterol de la soja en la alimentación, lo que en teoría puede reducir el riesgo de problemas cardiacos. La soja también se ha estudiado por sus propiedades de reducir la presión de la sangre y el azúcar en sangre en personas con diabetes tipo 2, si bien las pruebas no son definitivas al respecto. Se requiere más investigación antes de poder ofrecer recomendaciones firmes.
C
Isquemia cardiaca
La isquemia cardiaca ocurre cuando se bloquea el flujo de sangre al corazón. Se han relacionado los altos niveles de genisteína de isoflavones de soja con problemas en los vasos sanguíneos en mujeres con sospecha de isquemia cardiaca. Hasta tanto se disponga de mayor investigación, se desconocerá el papel que la soja cumple en relación a la isquemia cardiaca.
C
Función cognitiva
Aún no es claro si la suplementación con isoflavones de soja en mujeres postmenopáusicas puede mejorar la función cognitiva, debido a que los resultados de los estudios son conflictivos.
C
Prevención de cáncer de colon
No hay pruebas suficientes como para determinar si el consumo de soja en la alimentación afecta el riesgo de contraer cáncer de colon. Los resultados de los estudios son mixtos, por lo que se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.
C
Enfermedad de Crohn's
Debido a la limitada investigación en seres humanos, no hay pruebas suficientes como para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la soja para prevenir la enfermedad de Crohn. Es necesario contar con más investigación antes de poder hacer una recomendación.
C
Dolor cíclico de seno
Se ha especulado que la presencia de "fitoestrógenos" (compuestos de plantas con propiedades débiles similares a las del estrógeno) en la soja, tales como isoflavones, puede ser beneficiosa para mujeres premenopáusicas con dolor cíclico en los senos. Sin embargo, debido a que los estudios en seres humanos han sido limitados, no hay pruebas suficientes como para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de proteína de soja en la alimentación como terapia para esta afección.
C
Diarrea en adultos
Debido a que los estudios en seres humanos han sido limitados, no hay pruebas suficientes como para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de polisacáridos o fibras de soja en el tratamiento de la diarrea. Es necesario contar con más investigación para poder hacer una recomendación.
C
Trastornos endocrinos (síndrome metabólico)
Las nueces de soja pueden ayudar a la reducción de la inflamación, mejorar el control del azúcar en la sangre y mejorar los perfiles lipídicos de mujeres postmenopáusicas con síndrome metabólico. Se requiere investigación adicional en esta área.
C
Prevención de cáncer del endometrio
No hay pruebas científicas suficientes como para determinar si el consumo de soja en la alimentación afecta el riesgo de contraer cáncer del endometrio.
C
Mejoramiento de la capacidad física en pacientes con lesiones de columna vertebral
Aparentemente, la soja es menos efectiva que la proteína del suero para mejorar el gasto calórico y la distancia y tiempo de duración de las caminatas en pacientes con lesiones de la columna vertebral, antes de sentirse cansados. Se requiere investigación adicional en esta área.
C
Cálculos biliares (colelitiasis)
Debido a que los estudios en seres humanos han sido limitados, no hay pruebas suficientes como para poder hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la soja como terapia para la colelitiasis. Es necesario contar con más investigación para poder hacer una recomendación firme.
C
Presión arterial alta
Existe limitada evidencia en los efectos de la ingesta alimenticia de soja en relación a la presión arterial. Algunas investigaciones indican que la sustitución de nueces de soja con proteína que no contenga soja puede ayudar a mejorar la presión arterial. Se requieren estudios adicionales a fin de ofrecer recomendaciones firmes.
C
Enfermedades renales (insuficiencia renal crónica, síndrome nefrótico, proteinuria)
Debido a que los estudios en seres humanos han sido limitados, no hay pruebas suficientes como para poder hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la soja en el tratamiento de enfermedades renales, tales como el síndrome nefrótico. Las personas con enfermedades renales deben hablar con su profesional de la salud sobre las cantidades recomendadas de proteínas en su alimentación y deben tener presente que la soja es un alimento rico en proteínas.
C
Migraña menstrual
Una combinación de fitoestrógenos puede ayudar a prevenir los ataques de migraña menstrual. Para poder hacer una recomendación firme es necesario contar con más investigación.
C
Obesidad, reducción de peso
Algunos estudios indican que para la reducción de peso, la soja puede ser tan efectiva como la leche descremada y mucho más efectiva que una dieta baja en calorías considerada individualmente. Otra investigación reporta resultados conflictivos, por lo cual es necesario contar con mayor investigación antes de ofrecer recomendaciones firmes.
C
Osteoporosis, pérdida ósea posmenopáusica
Se ha especulado que los "fitoestrógenos" en la soja, tales como isoflavones, pueden aumentar la densidad mineral ósea en mujeres postmenopáusicas y reducir el riesgo de fracturas. Sin embargo, se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.
C
Prevención de cáncer de próstata
La investigación preliminar ha probado los efectos del consumo de soja en la alimentación en relación al desarrollo de cáncer de próstata en seres humanos, pero los resultados no han sido concluyentes. Para poder realizar una recomendación es necesario contar con mejor investigación.
C
Cáncer de estómago
Estudios preliminares sugieren que el consumo de productos de soja puede estar vinculado a la reducción del riesgo de muerte causada por cáncer de estómago. Es necesario contar con más investigación para sacar una conclusión definitiva.
C
Envejecimiento de la piel
No está claro aún si los aglicones, una forma de isoflavones de soja, pueden mejorar el envejecimiento de la piel de mujeres de mediana edad, cuando se ingieren por vía oral. Se requiere investigación adicional.
C
Daño en la piel causado por el sol
Una crema humectante de soja puede mejorar los signos de daño solar, tales como decoloración, manchas, falta de brillo, formación de líneas finas o la textura general de la piel. Sin embargo, se requiere investigación adicional debido a que la crema contiene ingredientes adicionales a la soja.
C
Trastorno de tiroides
La evidencia preliminar indica que los suplementos de soja no afectan el funcionamiento de la tiroides; se requiere investigación adicional.
C
Tuberculosis
Se ha indicado que la soja puede ser benéfica para el tratamiento de la tuberculosis cuando se toma junto con medicamentos estándar. De acuerdo con la investigación preliminar, la soja puede mejorar el proceso de desintoxicación, beneficiar al hígado, disminuir el daño celular y las inflamaciones. Por lo tanto, los suplementos de soja pueden permitir que los pacientes tomen dosis más altas de los medicamentos antimicrobianos que se utilizan en el tratamiento de la tuberculosis.
C
Diabetes tipo 2
Varios estudios de pequeña envergadura han examinado los efectos de productos de soja sobre los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes de tipo 2 ("diabetes adulta"). Los resultados son mixtos: alguna investigación sugiere una reducción de los niveles de glucosa, mientras que en otros ensayos no se notó ningún efecto. En general, la investigación en este ámbito no está bien diseñada ni informada, y es necesario contar con mejor investigación.
C
*Referencia para los grados: A: Sólida evidencia científica para este uso; B: Buena evidencia científica para este uso; C: Dudosa evidencia científica para este uso; D: Aceptable evidencia científica contra este uso; F: Sólida evidencia científica contra este uso.
Razones para los grados
Usos basados en la tradición o teoría
Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.
Anemia, anorexia, antifúngico, antioxidante, antitrombótico (prevención de coágulos), aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), hiperactividad por trastorno de déficit de atención, enfermedades autoinmunes, agrandamiento de los senos, fibrosis quística, neuropatía diabética, fiebre, motilidad gastrointestinal, dolor de cabeza, hepatitis (crónica), inflamación, repelente de insectos, linfoma, mejoramiento de la memoria, hemorragias nasales (crónicas), osteosarcoma, cáncer de páncreas, trastornos de los ovarios (fallo ovárico prematuro), problemas respiratorios (tos, flema), artritis reumatoide, cáncer del tracto urinario, vaginitis, vasorregulador.
Seguridad
La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) no regula las hierbas y suplementos de manera estricta. No hay garantías respecto a la potencia, pureza o seguridad de los productos, y los efectos podrían variar. Lea siempre las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva. Consulte con un proveedor médico de inmediato si sufre efectos secundarios.
Alergias
La soja puede actuar como un alergeno similar a la leche, los huevos, el maní, el pescado y el trigo. Los síntomas de reacción alérgica pueden variar desde la nariz goteante, hasta una caída súbita en la presión arterial.
Efectos secundarios y advertencias
La soja ha sido uno de los alimentos básicos de la población de muchos países por más de 5,000 años y no parece que sea tóxica a largo plazo. Se han informado efectos secundarios leves en lactantes, niños y adultos, aparte de reacciones alérgicas.
La proteína de soja tomada por boca se ha vinculado a problemas estomacales e intestinales, como hinchazón, náuseas y estreñimiento. Menos comúnmente se han informado efectos intestinales más serios en bebés alimentados con leche de fórmula de proteínas de soja, incluyendo vómitos, diarrea, problemas de crecimiento y daño a y hemorragias en las paredes intestinales. Las personas a quienes la leche de vaca causa irritación intestinal (colitis) también pueden reaccionar a la leche de fórmula de soja.
Según informes de casos en seres humanos y de investigación en animales, la soja puede afectar la hormona tiroides en infantes. Existen informes muy poco frecuentes de bocio (cuello abultado a causa del aumento de la tiroides). Los niveles hormonales vuelven a la normalidad cuando se deja de dar soja. Los lactantes alimentados con leche de fórmula de soja o de leche de vaca también pueden tener un mayor índice de eczema atópico que los lactantes alimentados con leche materna.
Se ha informado de jaquecas agudas con el uso de un producto de isoflavones de soja. Según investigación realizada en animales, comer regularmente frijoles de soja crudos o harina o polvo de proteínas de soja provenientes de frijoles crudos, sin tostar o sin fermentar, puede dañar el páncreas.
A menudo se recomienda que los pacientes con cánceres sensibles a las hormonas, como los de seno, ovárico y uterino, no consuman soja por sus posibles efectos similares a los del estrógeno (que teóricamente puede estimular el crecimiento de tumores). Teóricamente, otros trastornos sensibles a las hormonas, como la endometriosis, también pueden empeorar. Los estudios de laboratorio no han dejado claro si los isoflavones estimulan o bloquean los efectos del estrógeno, o ambos (actuando como "receptores agonistas/antagonistas"). Hasta que haya más investigación disponible, los pacientes con esos trastornos deben ser cuidadosos y hablar con un profesional de la salud cualificado antes de emplearlos.
No se sabe si la soja o los isoflavones de la soja tienen los mismos efectos de los estrógenos, tales como un mayor riesgo de coágulos de sangre. Estudios preliminares sugieren que los isoflavones de la soja, a diferencia de los estrógenos, no causan que el endometrio (el recubrimiento del útero) aumente de grosor.
Se informó un caso de raquitismo por deficiencia de vitamina D en un lactante alimentado con leche de soja no diseñada específicamente para lactantes. Los pacientes deben consultar a un profesional de la salud cualificado sobre las recomendaciones actualizadas relativas a la lactancia y al empleo de leches de fórmula con valores nutritivos adecuados.
Embarazo y lactancia
Tradicionalmente se ha considerado que la soja como parte de la alimentación normal no es peligrosa durante el embarazo y la lactancia, si bien la investigación es limitada en esos ámbitos. Los efectos en seres humanos de las dosis elevadas de soja o de isoflavones de soja no están claros y, por ende, no se recomiendan.
Estudios recientes demuestran que los isoflavones, que pueden tener propiedades similares a las del estrógeno, se transfieren de madres a lactantes mediante la leche materna. Dosis elevadas de isoflavones dadas a ratas preñadas resultaron en tumores en las crías de sexo femenino, pero ello no se ha estudiado en seres humanos.
En un estudio realizado en seres humanos, bebés de sexo masculino nacidos de mujeres que ingirieron leche de soja o productos de soja durante el embarazo tuvieron más hipospadias (un defecto de nacimiento en el que el meato urinario, la abertura por donde pasa la orina, está situado anormalmente en la parte de abajo del pene). Sin embargo, otros estudios realizados en seres humanos y en animales que examinaron a mujeres y varones que de bebés fueron alimentados con leche de fórmula de soja no indicaron anomalías en el crecimiento, la circunferencia de la cabeza, la estatura, el peso, el inicio de la pubertad, la menstruación o la capacidad reproductiva.
Investigación realizada en niños durante el primer año de vida halló que la sustitución de la leche de fórmula de soja por leche de vaca puede estar vinculada a una reducción significativa de la densidad mineral ósea. Los padres que consideren el uso de leche de fórmula de soja deben hablar con un profesional de la salud cualificado para asegurar que la leche de fórmula contenga las vitaminas y los minerales apropiados.
Interacciones
La mayoría de las hierbas y suplementos no se han probado completamente en cuando a la interacción con otras hierbas, suplementos, drogas o alimentos. Las interacciones que se señalan a continuación se basan en informes y publicaciones científicas, experimentos de laboratorio o uso tradicional. Siempre debe leer las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva.
Interacciones con drogas
La soja contiene "fitoestrógenos" (compuestos de plantas con propiedades débiles similares a las del estrógeno), tales como isoflavones. Aún no es claro si los isoflavones estimulan o bloquean los efectos del estrógeno, o ambos (actuando como "receptor agonista/antagonista"). No se sabe si tomar suplementos de soja o de isoflavones de soja aumenta o reduce los efectos del estrógeno en el cuerpo, como el riesgo de tener coágulos de sangre. No está claro si la soja altera la efectividad de los anticonceptivos orales que contienen estrógeno.
Se desconocen los efectos de los fitoestrógenos de la soja sobre los efectos contra tumores de los moduladores selectivos de receptores de estrógeno, como el tamoxifén. Los efectos de los inhibidores de la aromatasa, tales como anastrozole (Arimidex®), exemestane (Aromasin®) o letrozole (Femara®) se pueden reducir. Debido a las posibles propiedades similares a las del estrógeno de la soja, las personas que reciben estos fármacos deben consultar a su oncólogo antes de consumir soja en cantidades mayores que las que se encuentran normalmente en la alimentación.
La proteína de soja puede interactuar con la warfarina (Coumadina®), si bien esta posible interacción no está bien caracterizada. Los pacientes que estén tomando warfarina deben consultar a un medico o un farmacéutico antes de tomar suplementos de soja.
Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos
Los efectos de la proteína o la harina de soja sobre la absorción del hierro no están claros. Estudios realizados en la década de los 1980 indicaron una reducción de la absorción del hierro, si bien investigación más reciente no notó ya sea ningún efecto o una mayor absorción de hierro en personas que consumían soja. Las personas que emplean suplementos de hierro y productos de soja deben solicitar a un profesional de la salud que dé seguimiento a sus niveles de hierro en sangre. También pueden alterarse los niveles de calcio y fosfatos.
Algunos expertos creen que puede haber una interacción entre el extracto de soja y el Panax ginseng , pero esta posible interacción no está bien caracterizada.
Aparentemente los prebióticos (azúcares complejos) no tienen efecto en la manera como el cuerpo absorbe la soja; aún no está claro si los probióticos (los cuales se encuentran comúnmente en productos lácteos cultivados tales como el yogurt) afectan la absorción de la soja.